No estudian ni trabajan 900.000 chicos

No estudian ni trabajan 900.000 chicos

Alerta de la Iglesia por la educación
/ La crisis del secundario

Casaretto y Aguer
formularon un severo diagnóstico por la deserción; el Gobierno comparte la
preocupación, pero rebatió las cifras

 

Jueves 11 de febrero
de 2010 | Publicado en edición impresa 

 

Carlos Pastrana
Para LA NACION

SALTA.- La Iglesia afirmó que el país debe
"ocuparse de los 900.000 jóvenes de todo el país que no estudian ni
trabajan", al advertir sobre la crisis educativa que afecta principalmente
a la escuela secundaria.

La cifra es el 17% de los 5,2 millones de chicos de
13 a 19 años que están hoy fuera de la escuela y fue dada a conocer por el
obispo de San Isidro y presidente de la Comisión de Pastoral Social, monseñor
Jorge Casaretto, en el 47° Curso de Rectores del Consejo Superior de Educación
Católica (Consudec), ante más de 1500 docentes y directivos de todo el país.

En diálogo con LA NACION, el ministro de Educación,
Alberto Sileoni, que participó de la inauguración del encuentro, negó que
lleguen a 900.000 los chicos que están fuera del secundario -donde hoy estudian
3,7 millones de alumnos-, aunque aclaró que compartía la preocupación y el
diagnóstico de la Iglesia.

"Nos hallamos ante una profunda emergencia
educativa, que en caso de no revertirse con inteligencia y celeridad gravitará
negativamente en el porvenir de las jóvenes generaciones", advirtió, en
tanto, el arzobispo de La Plata y presidente de la Comisión de Educación
Católica del Episcopado, monseñor Héctor Aguer.

La prioridad, según dijo, es bajar la repitencia y el abandono escolar,
y hacer realidad el derecho a aprender de todos los adolescentes, una urgencia
apremiante ante los 900.000 adolescentes que no estudian ni trabaja, según
advirtió la Iglesia, en el 47° Curso de Rectores del Consejo Superior de
Educación Católica (Consudec).

"El problema no es tanto de cifras, sino una cuestión cualitativa,
sean 900.000 o 400.000, el problema es, fundamentalmente, el mismo: ¿qué futuro
hay para la Argentina si no resolvemos esto?", dijo el arzobispo de La
Plata y presidente de la Comisión de Educación del Episcopado, monseñor Héctor
Aguer, en diálogo con La Nacion. Ratificó, así, el preocupante diagnóstico que
el día anterior presentó el obispo de San Isidro y presidente de la Comisión de
Pastoral Social, monseñor Jorge Casaretto.

Casaretto reclamó acciones urgentes a todos los
sectores de la sociedad, incluida la propia Iglesia, y dijo que la educación es
una herramienta vital para lograr la inclusión social y "debe ser una
cuestión de Estado en el que primen el diálogo y los consensos".

Al fijar como horizonte la meta de un Bicentenario
en justicia y solidaridad, incluyó en su exhortación a los gremios, que
"defienden sus legítimos derechos, pero están afectando la formación de
los más pobres y consecuentemente fomentan la exclusión", en relación con
los efectos que producen los paros docentes.

Casaretto pidió que el secundario garantice una
salida laboral y favorezca la relación con los empresarios, además de facilitar
la reinserción de los alumnos que dejaron el sistema.

"Para Córdoba, el secundario es un enorme problema", dijo
Grahovac, ex titular del gremio docente de la provincia. Atribuyó la
"alarma social" a que la comunidad tomó conciencia de la importancia
del secundario y dijo que será necesaria mucha "humildad y
autocrítica" para reducir los índices de alumnos que repiten, que en el
primer tramo de los colegios secundarios estatales llega al 21,3% y en las
privadas es del 10,1%.

"Aquello de que el Estado no quiere educar a los jóvenes para que
se los pueda gobernar, que los docentes no quieren trabajar y que los chicos no
quieren estudiar es mentira", enfatizó Oporto. Dijo que debe haber un
proceso gradual por consenso, para lograr una escuela exigente e inclusiva, y
reclamó inversiones y un estudio sobre la evaluación y promoción de los
alumnos.

Bullrich sostuvo que la Argentina llega al Bicentenario con el 40% de
chicos que completaron el secundario, pero el índice en zonas rurales es apenas
del 10%, con cuatro millones de personas a las que no les alcanza para comer y
12 millones de pobres. "Las conductas de los jóvenes reflejan al país y
hay mucho por hacer. El secundario deberá adaptarse a la realidad de cada
lugar, consensuar políticas públicas con la comunidad e incorporar a la familia",
precisó.

Epopeya educativa

El padre Alberto Bustamante, presidente del
Consudec, advirtió, además, que en el conurbano bonaerense hay unos 800.000
chicos, de 8 a 17 años, que no van a la escuela, por lo que convocó a una
"epopeya educativa". La cifra fue desestimada por las autoridades
educativas bonaerenses.

El arzobispo de Salta, monseñor Mario Cargnello,
sostuvo que se debe tender a una libertad responsable y con solidaridad
sostenida, y monseñor Aguer señaló la necesidad de una política educativa
eclesial que supere "el relativo aislamiento de las universidades".
Se pronunció por la libertad de la enseñanza y advirtió sobre proyectos
oficiales que "hacen temer una posible tentación autoritaria" con
mucha concentración unitaria e injerencia en los institutos de formación
docente.

Aguer afirmó que muchos documentos oficiales sobre
la organización de la nueva escuela secundaria y, particularmente, de la
educación cívica ponen el acento en los derechos y no en el correlato de la
responsabilidad de los deberes ciudadanos, además de criticar los planes de
educación sexual, que no atienden la realidad integral de la persona humana.

Sileoni dijo que el abandono escolar es un problema
en todo el mundo (ver aparte) y reseñó varias acciones cumplidas, como haber
llevado la inversión educativa en todo el país al 6% del PBI y establecer la
obligatoriedad del secundario. Expresó que coincide con la Iglesia en varios
temas, como la importancia del rol de la familia en la educación, aunque aclaró
que el Estado debe "atender como cuestiones básicas los problemas del
embarazo temprano, las enfermedades de transmisión sexual y el abuso infantil".

En su discurso, el gobernador Juan Manuel Urtubey
se pronunció por una educación en libertad, tomando en cuenta todas las
dimensiones de la persona humana.

ADOLESCENTES 5.200.000
chicos de 13 a 19 años

·        
Es el número de personas comprendidas en esa franja de edad, según
estimaciones oficiales.

900.000
no estudian ni trabajan

·        
El presidente de la Comisión de Pastoral Social, monseñor Jorge
Casaretto, se basó en estadísticas de la Cepal y la OEI.

550.000
fuera de la escuela

·        
Es la cantidad de chicos que no están escolarizados en el secundario,
según las estadísticas del ministro de Educación, Alberto Sileoni.

1.300.000
en las puertas del fracaso

·        
Este cálculo comprende a los chicos de 13 a 17 años que no van a la
escuela y a los que van pero están rezagados (concurren a cursos inferiores a
los que les corresponden por la edad).

___________________________________________

Proponemos pensar el sentido que ha tomado la educacion en el nivel medio,especialmente,para que los jovenes no se sientan interesados,no sostenidos/contenidos por el sistema y quienes lo conforman Esperamos los comentario.

Equipo de Psicopedagogia para todos.

Es posible la educación para una vida creativa…

Según el pensamiento  de Tsunetsaburo Makiguchi,docente japonés:
"Una vida activa e independiente, manifiesta un fuerte sentido de identidad para el estudiante, pero sin conciencia de las interrelaciones que la vinculan al mundo circundante, tiende a caer en el individualismo y el egoísmo, fomentado en la actualidad desde los mas diversos espacios de la vida pública. La falta de un claro sentido de las realidades y necesidades de los demás, llevan a la persona a centrarse solo en si misma y en su propia perspectiva, y terminan generando una indefinible sensación de vacío, en medio de los logros obtenidos. Aunque la persona confía en su propia capacidad, no puede reconocerla en los demás, y termina oscureciendo su propia vida con una actitud básica de desprecio o de diferenciación hacia los otros; al mismo tiempo que tampoco llega a desplegar su propio potencial completamente."
En la época que vivimos…es posible desplegar (familiar e institucionalmente)una educación que sostenga para el sujeto el desarrollo de una vida creativa?…Qué piensan al respecto?